Isla de Caprera, senderismo entre el cielo y el mar

Nombre del sendero y descripción

Nivel y escala de dificultad utilizados para el senderismo

E (Para más información, mira aquí

Duración

unas 3 horas

Distancia

Distancia de ida y vuelta: 3,2 km

Puntos de avituallamiento

Ninguno

Refugios

Ninguno

Mejor época para el senderismo

Todo el año. Para las excursiones, se recomiendan los períodos más frescos de la primavera y el otoño, mientras que en verano es preferible recorrer los senderos durante las primeras horas de la mañana, para evitar las altas temperaturas de la parte central del día.

Clima

principalmente ventoso, cálido y soleado

cómo llegar al punto de partida

en autobús local o en coche/moto privada. Sin embargo, el punto de partida está a poca distancia del pueblo de La Maddalena (unos 6 km)

Equipamiento y ropa necesarios

Zapatos cómodos, una pequeña mochila, un prismático, una cámara y al menos 1,5 litros de agua. Si hace calor se sugiere llevar aún más agua

Download file: Cala Coticcio.gpx

*El mapa de los senderos está disponible en la Oficina de Turismo de La Maddalena o puede descargarse gratuitamente leyendo el código Q que aparece en los tableros ilustrativos al principio de cada sendero.

**Este sendero necesita la presencia de un guía autorizado. Para conocer los precios y la disponibilidad, póngase en contacto con el «Ente Parco La Maddalena».

Caprera es una isla que, aunque no es especialmente extensa, tiene un desarrollo costero de 45 km y actualmente ofrece 16 senderos bien señalizados que permiten un lento disfrute inmerso en la naturaleza de este impresionante paraíso sardo. Por ello, Caprera puede definirse como una verdadera isla de senderismo, a la que la naturaleza ha dotado también de la belleza de un mar incomparable. La geomorfología del territorio se caracteriza por las rocas de granito que el viento y la erosión marina han modelado en formas sugestivas y únicas, convirtiéndolas en verdaderos monumentos naturales. Por este motivo y por los particulares colores del agua que rodea las islas, el archipiélago está considerado como uno de los paisajes más sugestivos del mundo.

El origen del archipiélago se remonta a la última glaciación, cuando las aguas cubrieron las depresiones dejadas libres por el desmoronamiento natural del granito, de las que quedaron visibles los puntos más altos, formando el archipiélago de La Maddalena, del que forma parte Caprera.

Los primeros habitantes se asentaron en estos lugares en el periodo neolítico (10.000-3.500 a.C.).

Desde la antigüedad y durante varios siglos, la zona ha sido una escala intermedia para el tráfico comercial en el Mediterráneo.

Durante la Edad Media, el archipiélago era frecuentado por pastores y pescadores ligures, toscanos y campanos, atraídos por los bellos corales de sus fondos marinos.

Entre octubre de 1803 y enero de 1805 la flota inglesa se detuvo varias veces en las tranquilas aguas de la bahía de La Maddalena, desde donde era más conveniente vigilar a la flota bonapartista, anclada en el puerto de Tolón.

De esa época queda un juego de altar (dos candelabros y un crucifijo de plata) donado por el almirante Horace Nelson el 18 de octubre de 1804, al final de la penúltima de sus ocho escalas en el archipiélago, como muestra de estima hacia los habitantes. El regalo iba acompañado de una carta autógrafa, también conservada en el museo «Diocesano», con la que agradecía la hospitalidad recibida. La carta de respuesta se conserva en el Museo Británico.

La bahía también fue testigo de los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, dada la presencia masiva de barcos.

Perfectamente camufladas con el entorno, también hay huellas del pasado militar de la isla, con las ruinas de puestos de vigilancia, que aseguraban el descubrimiento de posibles amenazas para los barcos anclados en la bahía.

La cultura local está profundamente relacionada con los orígenes marítimos y pastoriles de la población.

También existe un profundo vínculo con la Marina italiana, que tiene aquí una Escuela para la formación de suboficiales.

«Cala Coticcio» es un pequeño paraíso dentro del Parque. Dado que esta bella zona se encuentra dentro de la reserva integral (zona Ta), sólo puede visitarse en número limitado, durante un tiempo limitado y en compañía de los guías del Parque, previa reserva (compruebe los números de teléfono en el sitio del Parque y recuerde reservar con antelación).

Inmediatamente el excursionista se ve sorprendido por la fragancia de los olores que hacen cosquillas en las fosas nasales. La sal y la vegetación compiten, de hecho, en el recuerdo de fragancias que, en las ciudades, ya están olvidadas. 

A lo largo del camino se puede ver un arbusto perenne típico del lugar, el lentisco (Pistacia lentiscus), cuyas características bayas (de color negro cuando están maduras) proporcionaban la grasa alimentaria vegetal más consumida después del aceite de oliva, que se destinaba principalmente a las mesas de los ricos.

Con una última bajada empinada y desafiante se llega a la «Cala Coticcio», formada por dos ensenadas, que se caracteriza por su arena fina y sus aguas extremadamente transparentes. Aquí se puede disfrutar del paisaje y de una inmersión total en esta naturaleza incontaminada, escuchando el silencio, roto sólo por el viento y el continuo romper de las olas en las rocas.

En el camino de vuelta nos encontramos con los verdaderos habitantes de la isla, un rebaño de cabras montesas que viven en libertad. Descansan disfrutando del paisaje y del aire perfumado de salinidad.

A través del paisaje típico de la isla, caracterizado por formaciones graníticas, a las que la erosión del viento ha imprimido perfiles insólitos y curiosos, y arbustos bajos con vistas a hermosas calas y a un mar incontaminado con mil matices de azul y verde, seguimos un camino que se desarrolla entre el cielo y el mar, practicable con la debida atención, prudencia y dotado del equipo adecuado.

Todas las especialidades italianas se pueden encontrar en los restaurantes locales.

Sugerimos especialidades sardas como el cochinillo asado, una variedad de quesos de oveja/cabra y embutidos, servidos en cama de cría «Guttiau».

Los mejores vinos locales son el tinto «Cannonau» y el blanco «Vermentino di Sardegna».

La Maddalena tiene una buena capacidad de acogida. Consulte en los sitios especializados en reservas.

  • Mejores fechas para ir: Todo el año. Para las excursiones, se recomiendan los períodos más frescos de la primavera y el otoño, mientras que en verano es preferible recorrer los senderos durante las primeras horas de la mañana, para evitar las altas temperaturas del mediodía.
  • Enlaces útiles: Inicio – Lamaddalenapark.it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *